Sin Línea / En Zumpango la letra con sangre entra

0
520

ANTES  de abordar el tema que nos ocupa, debe hacer hincapié en el profundo respeto y admiración que siento por los verdaderos apóstoles del Magisterio, aquellos que realmente ofrendan todo en aras de sus ideales, y mi repudio hacia aquellos que convierten la educación en moneda de cambio y las escuelas en cotos de poder, donde la reforma educativa, la 4-T y el combate a la corrupción son letras muerta y lo único que impera es su voluntad.

En este caso mencionaremos dos escuelas en Zumpango, Estado de México: el kínder “Federico Froebel” y la escuela primaria “Rey Poeta Nezahualcóyotl”, ambas ubicadas en el fraccionamiento Santa Cecilia.

En el jardín de niños se acusa a la maestra (hay que llamarla de alguna manera) VERÓNICA R. V, “Mis Vero”, de golpear y maltratar a niños y niñas, so pretexto de que se portan mal.

El asunto no es nuevo. Al respecto existe el oficio 1750 de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México, del 24 de noviembre de 2016, dirigido a la directora del plantel, en el que, tras la queja presentada por la señora CAROLINA L.P.L., del maltrato y golpes de que era objeto su hijo, la comisión se limitó a encuadrarlo como “discriminación”.

En su caso, le pedían un vídeo donde la maestra estuviera pegando al niño, “de otra manera no hay como inculparla”, dijeron.

En una entrevista que le hicieron al menor, de la que hubo un video que después hicieron perdedizo, el niño señala directamente a “Mis Vero” como quien le pega, lo jala de los cabellos y lo maltrata. Pero la grabación de dicho testimonio “se perdió”.

Antes, la señora CAROLINA tuvo que pasar por el calvario de recorrer diversas instancias, como la Fiscalía de Combate a la Corrupción de Tlalnepantla, la Agencia del Ministerio Público Especializada en Violencia Intrafamiliar; la Fiscalía Regional de Tecamac y hasta el Órgano Interno de Control de la SEP en Toluca.

Todas se declararon incompetentes.

Hay otro caso, el de la señora ANA K. M. M., a la que le dijeron que si su niña no mostraba huellas de golpes visibles ni sangre, no había elementos que constituyeran en delito.

Cuando la pequeña comenzó a declarar ante el MP, la interrumpió un supuesto perito (la madre no pudo identificarlo”, que dijo a la señora que primero enseñara a hablar bien a su hija “y luego ya veremos”

“Mis Vero” se caracteriza por su mal humor y su agresividad. Las quejas abundan porque son constantes los golpes en la cabeza o donde les caigan, con lo que tenga a la mano; pluma, borrador o cualquier otro objeto que ha llegado a lanzar a los pequeños “por no obedecer”.

Los padres de familia han acudido con la directora pero no han tenido respuesta, mientras que VERÓNICA  se jacta de tener influencias.

Respecto a la escuela primaria, cuya directora es IVONNE Y. H., la situación es peor.

Es común que a los niños, que a criterio de los maestros se portan mal, los golpeen con la pluma en la cabeza e incluso los amarren a las patas de sus pupitres con cinta canela, sin permitirles siquiera ir al baño.

“Sólo así se educan, con mano dura”, afirma la maestra ANA M.

Los casos se conocieron porque hubo muchos niños que ya no querían ir a la escuela y luego de platicar con sus padres, supieron del maltrato del que eran víctimas.

Hubo el caso de una maestra que dejó de asistir por su embarazo, pero a la directora “se le olvidó” realizar los trámites necesarios para suplirla, pero encontró el remedio fácilmente.

Impuso otra cuota a los padres de los niños que se quedaron si maestra, para pagarle a otro que les diera clases.

En ambas escuelas se cobran diversas cuotas: por inscripción, por mantenimiento, aseo, copias, por lo que sea, denuncian padres de familia que rechazan revelar sus nombres por temor a que la tomen contra sus hijos o de plano los expulsen.

La situación de puestos ambulantes a las afueras de las escuelas, es otro de los negocios, ya que tienen que pagar por el espacio, al estilo de los líderes tianguistas que se hace ricos a costa de los comerciantes.

En este caso, denuncian, es la señora JULY A.P, quien cobra a los comerciantes y sin tener niños en la escuela, se hace cargo de la cooperativa, con los gastos inherentes y cooperaciones por toda clase de eventos, y hasta por llevar pipas a la escuela, que frecuentemente se queda si agua.

Los afectados piden la intervención directa y enérgica del licenciado ALEJANDRO FERNÁNDEZ CAMPILLO, titular de la Secretaría de Educación Pública en el Estado, pues señalan que no es posible que los niños sean víctimas de mentores sin escrúpulos que los maltratan y además medran con las necesidades de los padres de familia.***EN EDUCACIÓN, SÓLO SE PIERDE LO QUE SE GUARDA Y SÓLO SE GANA LO QUE SE DA.***AU REVOIR.

JOSÉ SÁNCHEZ LÓPEZ / Agencia Cuestión de polémica

joebotlle@gail.com

www.entresemana.mx