Eliminan oficialmente pensiones a expresidentes

0
124

La Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos que regula los topes máximos de sueldos para funcionarios y elimina las pensiones millonarias de expresidentes, quedó oficializada con la orden de publicación en el Diario Oficial de la Federación.

El presidente del Senado, Martí Batres, dio la orden al director general del Diario Oficial de la Federación, Alejandro López González, para la publicación de la nueva ley, y que con ello, entre el vigor.

“El día de hoy ordené la publicación en el Diario Oficial de la Federación, del decreto por el que se expide la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos, reglamentaria de los artículos 75 y 127 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que se aprobó por el congreso de la unión el pasado 3 de septiembre del año en curso”, dijo.

Según Batres, es él quien ordena la promulgación de la Ley, debido a que Enrique Peña Nieto, aunque recibió el decreto, ni lo promulgó ni lo publicó.

“Una vez que se aseguró que se cumplieron los extremos de losplazos previstos en la citada disposición constitucional. En virtud de que el ejecutivo federal no devolvió el proyecto de decreto respectivo con observaciones a la cámara de origen dentro de los 30 días siguientes a su recepción, ni promulgó, ni publicó la citada ley dentro de los 10 días naturales siguientes, por lo que se considera promulgada y se da la orden al director del diario oficial de la federación para su publicación”, indicó.

Esta ley señala que ningún funcionario público ganará más que el presidente de la República, en este caso 108 mil pesos mensuales.

La reforma avalada el pasado 13 de septiembre en San Lázaro elimina las prestaciones, jubilaciones, créditos, préstamos y anticipos no contemplados en ésta y los pagos no autorizados.

La ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos se aplicará a los Poderes Legislativo, Judicial, tribunales administrativos, la Procuraduría General de la República, la Presidencia de la República y otras dependencias federales, así como a organismos y empresas del sector paraestatal.

Algunas personas celebraron la promulgación de la ley, sobre todo en el sentido de la eliminación de las pensiones presidenciales.