El “Almas perdidas” mataba y arrojaba a sus víctimas a un pozo, para que sus espíritus no tuvieran descanso

0
2619

Por fin cayó en manos de la justicia el temible asesino Isidro Iván Bautista Gaytán el autonombrado (a) el “Almas Perdidas”, quien tras matar a sus víctimas, las arrojaba a un profundo pozo para que más nunca volvieran a saber de ellas, pero el rastreo y seguimiento de una persona a la que sacrificó a balazos y puñaladas, dio con el aterrador descubrimiento de que ahí, en el pozo donde aventó el cadáver de quien fuera el esposo de su amante, había 15 cuerpos más.

Tras la aprehensión de Isidro iban Bautista Gaytán (a) el “Almas Perdidas”, y sus complicas Jorge Moisés Nieto Fuentes, Carlos Cristopher Chávez Andrade, Hugo Soto Casasola, pudo descubrirse la cadena de homicidios que venían cometiendo estos sujetos, donde Hernán Cortes Pérez permanece prófugo de la justicia.

Reporteros en Movimiento conoció extrajudicialmente que tras una        larga y penosa investigación de “sabuesos” de la Fiscalía General de Justicia del Estado de Mexica, del área de Homicidios, poco apoco se fue desmembrando la información que llevo a los agentes ministeriales a detener a el monstruo de Zumpango al supuesto multi-homicida Iván Bautista (a) “El Pierde Almas”.

El reportero pudo conocer que tras la desaparición de Leonardo Cabrera Correa, y ante la amenazaba que pesaba en su persona por parte de su ex esposa Alejandra D.V de “mandar a asesinarlo”, es como familiares de Leonardo se preocupan y empiezan con su búsqueda, la que termina tiempo después tras la aprehensión de el “Pierde Almas”, quien ante los agentes de la FGJEM, reconoció el homicidio y llevo a los investigadores hasta un pozo donde arrojo su cadáver.

De acuerdo a la confesión que Iván Bautista le hace a los Ministeriales mexiquenses, se pudo establecer que el enfrentó al ex esposo de su concubina A. D V y tras amagarlo con sus armas, decide junto con sus cómplices asesinarlo por lo que  Leonardo Cabrera Correa, es obligado a subir a un automóvil, y en un Corsa y un Tsuru se dirigen hacia la avenida Paseo de Los Álamos, cerca de San Bartolo Cuautlalpan, Estado de México, a donde se ubica un profundo pozo.

Ya ahí, el llamado “Almas Perdidas” le dispara en la sien  a Leonardo Cabrera mientras sus cómplices lo apuñalan.

Al comprobar que ya estaba muerto, Hugo Soto Casasola y Jorge Moisés Nieto lo arrojan al pozo para que nunca fuera localizado.

TERRIBLE DESCUBRIMIENTO; EN EL POZO HAY MAS DE 15 CUERPOS DE PERSONAS ASESINADAS.

Tras que el cruel Iván Bautista lleva a los investigadores policiacos  al lugar donde arrojo a su víctima Leonardo Cabrera, es como el personal de la FGJEM destaca mentada en Zumpango, hace el terrible y espantoso descubrimiento de que ahí habían más de 15 cuerpos putrefactos de víctimas de homicidio; cosa que intentan ocultar para no causar pánico entre la población de ese apartado lugar.

Y es ahí donde el monstruo de Zumpango, Iván Bautista les confiesa a los agentes ministeriales que él se auto nombro el “Almas Perdidas” y frase que se tatuó en un brazo, porque ventaba a sus víctimas en un pozo para que sus almas no tuvieran descanso.

Fuente : Reporteros en movimiento