Continúa emergencia por radiación de cobalto

0
472

Ante el riesgo de contaminación por radiación, en el municipio de Hueypoxtla, ayer por la noche las autoridades ampliaron el cerco de seguridad a casi un kilómetro de perímetro, desde donde se encontró el cobalto que fue robado el lunes, por lo que desalojaron dos colonias con más de 150 familias.

En medio de contradicciones y dudas, fue localizado ayer el camión que trasportaba el químico, pero la emergencia continuaba, porque aún no han sido localizadas las tres personas involucradas en el asalto y que se expusieron a la radiación, y hasta el cierre de esta edición, las autoridades no estaban seguros de tener todo el químico.

33E52F2EE4236DB1253B15276BEC

Las autoridades reconocieron que la empresa responsable del traslado, Asesores en Radiaciones, no cumplió con los protocolos de seguridad, por lo que se prevé que sea sancionada.

En entrevista con 24 HORAS, el director de la Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguardias (CNSNS), Juan Eibenschutz, dijo que se pensaba que la situación estaba controlada, pero reconoció que no se tenía la certeza de que todo el cobalto hubiera sido recuperado:

“Estamos casi seguros que está completo (el cobalto) y que ya dejó de haber riesgo para la población”.

También aceptó que no se habían monitoreado aún los 40 kilómetros de distancia que recorrió el camión robado con el material radiactivo, para descartar cualquier riesgo.

Por la noche de ayer continuaban los trabajos de verificación en la zona del hallazgo. En la tarde el cordón de seguridad era de un kilómetro, pero alrededor de las 22:00 horas fueron desalojadas las colonias Juárez y España de la comunidad de Hueypoxtla.

Personal de la CNSNS utilizaba equipo especial para detectar radiaciones.

“Está la gente con el equipo de medición y se ha encontrado algunas trazas (de cobalto), pero entre el contenedor y donde está la fuente grande, en el trayecto (del robo) vamos a hacer unos recorridos, porque no se pueden hacer así de inmediato. Aparentemente el desensamble, la violación del cabezal, se hizo en donde se encontró el cabezal”, explicó Juan Eibenschutz.

Se violaron protocolos

El cabezal del equipo de teleterapia, en donde se encontraba el cobalto 60, fue colocado en un contenedor de un metro cúbico con estructura de acero y madera, y trasladado en un camión tipo grúa. La empresa responsable fue Asesores en Radiaciones, que contrató a su vez a “Transportes Ortiz” por el camión.

Mardonio Jiménez, director de evaluación y licenciamiento de la CNSNS, sostuvo a mediodía que la empresa había cumplido con los protocolos de seguridad: “nos avisan del transporte, venía escoltada con un grupo de personas de seguridad en radiología”.

Pero más tarde, el director del propio organismo lo desmintió y reconoció que ARSA no le colocó al cargamento un GPS y una escolta de seguridad de cinco personas, entrenadas en el manejo de químicos radiactivos, por lo que se le sancionará, sólo que no saben cuándo, “procuraríamos que fuera cosa de semanas, de repente nos tardamos en sancionar años”, explicó Eibenschutz.

Efectos de la radiación

Ante la imprudencia con la que aparentemente fue manejado el cobalto 60, las consecuencias para quienes estuvieron expuestos y quienes los rodean, dependiendo el tiempo y cercanía, pueden ser graves a corto o largo plazo:

– Intoxicación leve con manifestación de mareos, náuseas y debilidad

– Infertilidad en hombres y mujeres

– Cáncer testicular, de ovario, páncreas, hígado o riñón, principalmente

– La muerte

* Para quienes manipularon el material en un plazo de uno a 20 días:

– Quemaduras en piel

– Cáncer muy violento

– Infecciones graves de la piel

– La muerte