80% de la población mexicana tiene caries

0
165

Tener mal aliento, los dientes chuecos o amarillentos son sólo algunos de la gran cantidad de problemas que la salud bucodental busca eliminar, tema al que mucha gente no le pone atención.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre 60 y 90 por ciento de las personas en edad escolar de todo el planeta tiene caries.

Ello ha originado que entre cinco y 20 por ciento de los adultos en edad madura pierdan piezas dentales, lo que, además de dar muy mal aspecto, origina otros problemas de salud, entre ellos los digestivos.

El tema es de tal importancia, que en los países desarrollados se destina entre cinco y diez por ciento del gasto público sanitario a programas y temas relacionados con la salud bucodental, de acuerdo con el organismo internacional.

En México el escenario es distinto.

De acuerdo con cifras del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en nuestro país, 80 por ciento de los 112.1 millones de habitantes tiene caries.

Aunque no se trata de un padecimiento que ponga en peligro la vida, la institución reconoce que la falta de higiene bucal da paso a otros padecimientos que sí son de alto riesgo.

 

Insospechado

La falta de cuidado bucal puede causar, entre otros padecimientos, fiebre reumática, problemas de riñón y algunas afecciones cardiacas.

Para combatirlo, durante 2010 y 2011 el IMSS llevó a cabo la Semana Nacional de Salud Bucal, en la que personal de la dependencia realiza promoción a través de charlas informativas, y obsequia cepillos dentales para crear conciencia en la sociedad sobre la salud bucal.

La campaña aborda temas como importancia de prevenir o eliminar el sarro, caries y enfermedad periodontal y según el propio IMSS, en 2010 y 2011 fueron beneficiados un millón de niños y jóvenes cada año.

Poca atención

Para la odontóloga Diana Escalante, el principal problema es la falta de atención que hay hacia la salud bucal. Casi la totalidad de los pacientes que recibe en la clínica privada donde labora, son casos avanzados, lejos de toda prevención.

“Muchas personas no tienen la cultura del cuidado bucal, se esperan hasta que duela para acudir con nosotros… tienen la percepción de que la odontología es cara, pero no concibo que prefieran pagar otras cosas antes de evitar problemas de salud más graves”, señala.

Otro problema es que, para mucha gente, tener una boca sana es tener los dientes blancos y derechos, lo que es un mito generado por la publicidad.

Esto ha causado desinterés por parte de la sociedad, que tiene la idea de que “mientras funcionen, están bien”.

Prevenir es la única forma de bajar los altos índices de problemas dentales, afirmó. Además de reducir el consumo de tabaco, la OMS recomienda, bajar drásticamente la ingesta de azúcares y recomienda el uso de equipos eficaces de protección en la práctica de deportes, lo que ayuda a reducir las lesiones faciales.

“Las caries dentales pueden prevenirse manteniendo de forma constante una alta concentración de fluoruro en la cavidad bucal. Ello puede conseguirse mediante la fluoración del agua de bebida, la sal, la leche, los colutorios o la pasta dentífrica, o bien mediante la aplicación de fluoruros por profesionales. La exposición a largo plazo a niveles óptimos de fluoruros reduce el número de caries tanto en los niños como en los adultos”, señala el organismo.